Sofomes, Sofipos y Cajas de ahorro: los sectores con más prestámos

Odoo CMS- Sample image floating

El crédito a los hogares en México muestra un ‘boom’ en los últimos años y su deuda con la banca y otras instituciones alcanzó los 3.5 billones al tercer trimestre de este año, que representa ya un 16 por ciento del valor de la economía, una cifra sin precedente.

En esta expansión destaca el fuerte dinamismo en los préstamos al consumo de fuentes alternas a la banca.

La deuda total de las familias subió 9.4 por ciento anual al tercer trimestre de este año, resultado de un avance de 11.8 por ciento en la cartera al consumo y de 8.1 en vivienda. En los préstamos al consumo, los relacionados con la banca subieron 9.8 y el de otras fuentes creció al doble, 19.9 por ciento, según los registros del Banco de México (Banxico).

El auge registrado en este último ocurrió en los últimos dos años, ya que del tercer trimestre de 2015 al mismo periodo de este año el saldo en la cartera se duplicó, con un avance de 105 por ciento. 

A este segmento pertenecen los intermediarios financieros como Sofomes, Sofipos y cajas de ahorro, principalmente. También se incluye el financiamiento en tarjetas otorgado por las tiendas departamentales.

Por el contrario, el financiamiento otorgado por la banca reportó en el periodo un avance de 24 por ciento.

Enrique Bojórquez, presidente de la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE), explicó que el gran dinamismo en el financiamiento no bancario está relacionado con la aún baja penetración crediticia en el país.

Destacó que esto ocurre sobre todo en la población que se encuentra en la base de la pirámide, es decir, en la de menor nivel de ingreso, que por lo general no es atendida por las instituciones bancarias. “Los bancos se concentran más en las grandes empresas y grandes ciudades”, afirmó.
Ley Fintech acelerará crédito

A esto se suma el uso de las nuevas tecnologías, que está impulsando la inclusión financiera en este grupo de la población.

Bojórquez añadió que con la aprobación de la Ley para regular las Instituciones de Tecnología Financiera se va a generar todavía un mayor dinamismo en el financiamiento no bancario.

Explicó que esto será porque las empresas tecnológicas que participan en el mercado crediticio tienen un modelo de negocios basado en un creciente acceso a los dispositivos móviles por parte de la población y sobre todo, una capacidad de respuesta mucho mayor en la atención de solicitudes de préstamos, por los menos requerimientos que un crédito bancario.

Destacó que una fortaleza del sector de las Sofomes es precisamente el atender a sectores a los que la banca no presta y llegar a las zonas rurales y marginadas, donde prácticamente predomina la ausencia de estas instituciones. 

A esto se suma el crecimiento sano que ha registrado la cartera de crédito, con bajos niveles de morosidad y sin captar dinero del público, que aunado a los niveles de capitalización, reflejan el éxito del sector.

Fuente: El Financiero

Share