Sofomes están a la expectativa de la reforma tributaria de EU

Odoo CMS- Sample image floating

De acuerdo con Alfonso Vega, director comercial de la sofom Serfimex, la reforma fiscal de Estados Unidos, como se plantea, tendrá un impacto en el mediano plazo, es decir, tres años, para que se visualicen sus efectos, tiempo suficiente para crear propuestas que protejan la inversión y se incentive el dinamismo de la actividad económica.

“Existen diversas formas en las que México podría compensar los efectos (del plan de EU) dentro de su política fiscal; la más lógica sería una reducción del ISR que hoy se encuentra a 30%, pero para lograr esta reducción se tendrían que tomar acciones como reducir el gasto público”, detalló Vega.

Respecto al sector de las sofomes, Vega afirmó que estas entidades tendrán que seguir con el tema de cobertura para las tasas de interés, ante una política agresiva del Banco de México.

“La mejor estrategia a seguir por las sofomes será contar con una cobertura de tasas para generar seguridad a sus costos de fondeo, fortalecer sus líneas (de fondeo) y estar atentos de los ajustes que podrían darse en la Tasa Interbancaria de Equilibrio (TIIE) como la que tuvo lugar el pasado 15 de diciembre de 25 puntos base”, aseveró.

Vega detalló que el sector empresarial deberá ser cauteloso en cómo hacerse de capitales para proseguir su crecimiento y no perder competitividad, así como buscar nuevos esquemas que impulsen su productividad, como el arrendamiento.

“Para proseguir con su crecimiento y no perder competitividad, (las empresas) tendrán que migrar de acciones tradicionales a descubrir nuevos instrumentos financieros que incorporen beneficios fiscales como el arrendamiento o leasing que otorga amplios beneficios de deducción de su inversión y permite tener un mejor apalancamiento”, acotó.

Asimismo, reiteró las principales amenazas de este plan para México: “Los principales ajustes que se vislumbran en las propuestas que se trabajan en el Senado de los Estados Unidos es el de alentar a las empresas estadounidenses  a repatriar las ganancias de sus subsidiarias alrededor del mundo a tasas impositivas más atractivas, posiblemente de 12% aplicable en una sola vez”.

“Además —agregó— se plantea una reducción de la tasa corporativa de 30 a 21%, pero con la consecuencia de reducir algunas extensiones impositivas para varios sectores productivos del país”.

Para el directivo, es prioritario reactivar la economía en los próximos meses, pues de ello dependerá el fortalecimiento de las bases que soportarán el desempeño de la actividad económica durante el 2018 y del sector de las sofomes, compuesto por alrededor de 1,500 entidades.

Riesgos Menores

Para Adolfo González, presidente de la Asociación de Sofomes en México, los impactos de este plan de Estados Unidos para este sector son mínimos, debido a que estas entidades se concentran más en el mercado interno.

“(No hay mayor) riesgo, pues nos dedicamos al financiamiento del mercado interno. No tendría por qué haber un riesgo mayor”, indicó el presidente de esta Asociación, que representa a 160 sofomes.

González Olhovich comentó que tampoco temas como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, ni las elecciones del 2018 tendrían por qué encender las alarmas de este sector, con 11 años en el sistema financiero.

Fuente: El Economista

Share