Fiscalización y violencia, retos electorales

Odoo CMS- Sample image floating

La Fiscalización de las campañas y la violencia política son dos de los temas que representan retos para el sistema electoral, coincidieron especialistas y exconsejeros durante el seminario “Los desafíos de las autoridades electorales” del Colegio de México (Colmex).

Al tomar la palabra, la exconsejera del Instituto Federal Electoral (IFE), Jacqueline Peschard, expuso que luego de la reforma político electoral que buscó cerrar todo resquicio que pudiera afectar la integridad del voto, se cayó en una sobreregulación y una carga de tareas para el Instituto Nacional Electoral (INE).

En un ambiente donde privan las percepciones, explicó, se ha motivado un fenómeno que ella denominó como “litigiocidad”, es decir, son comunes las impugnaciones.

Jacqueline Peschard continuó con que la confrontación y el fenómeno de “litigiocidad” se dan en un contexto muy problemático: “Sabemos que es un contexto de enorme inseguridad y violencia.

“También sabemos que la violencia del crimen organizado ya entró a la parte política y los datos de los atentados que ha habido en contra de precandidatos, candidatos, presidentes municipales en funciones son alarmantes”.

Sobre la situación de violencia política, Arturo Alvarado Mendoza, del Centro de Estudios Sociológicos del Colmex, informó que, de acuerdo con investigaciones propias, del 2012 a la fecha se tiene registro de actos ilícitos vinculados con eventos o actos electorales en 23 de las 32 entidades federativas.

De acuerdo con su pesquisa, han podido verificar 119 actos de violencia electoral, de los cuales 92 son asesinatos, 15 atentados que no resultaron en homicidio, y el resto se clasifica en una diversa dispersión de hechos.

A este clima, dijo Jacqueline Peschard, se suma una mayor visibilidad de los actos de corrupción que generan mucho mayor hartazgo.

Por otro lado, la también especialista en temas de transparencia, expuso que el sistema de partidos mexicano ha experimentado en los últimos años una fuerte fragmentación y ha estado acompañada de un enorme desdibujamiento ideológico, de tal manera que, mientras en el 2012 las tres principales fuerzas políticas concentraban 97% de la representación del país; en el 2015 estas tres fuerzas sólo concentraron 61% de la representación.

Por su parte, Arturo Sánchez Gutiérrez, decano del Tecnológico de Monterrey y ex consejero electoral, advirtió que cada elección plantea nuevos retos en materia de financiamiento de las campañas electorales.

Para Sánchez Gutiérrez, el financiamiento público es necesario, pues no han desaparecido las razones por las cuales surgieron en 1996: “mejor que lo tengan por encima de la mesa a que lo busquen ilegalmente, particularmente en grupos delincuenciales”.

Sin embargo, las razones han cambiado, pues en 1996 se buscaba fortalecer el sistema de partidos y para eso había que darles recursos, problema que no existe actualmente.

“Es hora en repensar en alguna de sus características”, como lo es el tamaño de la bolsa y cómo se divide, sobre todo para resolver los casos de financiamiento a nuevos e independientes.

Fuente: El Economista

Share