A junio, crédito al sector privado se desaceleró y creció 4.6%: CNBV

Odoo CMS- Sample image floating

A junio el financiamiento interno al sector privado, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), había alcanzado los 7.1 billones de pesos, un crecimiento anual de 4.6 por ciento.

Esta cifra, empero, contrasta con el crecimiento de 10.6% que se había registrado en junio del 2016 en su comparación con junio del 2015. Ello implica que al sexto mes del 2017 el financiamiento interno al sector privado se había desacelerado en 6 puntos porcentuales.

Con estas cifras el financiamiento interno al sector privado representaba a junio pasado 33.2% del Producto Interno Bruto (PIB), cuando la meta del gobierno federal es que al cierre del sexenio, es decir, en un año, tendría que ser de 40 por ciento.

A junio del 2017 todos los componentes del financiamiento interno al sector privado habían mostrado una desaceleración.

De acuerdo con el Reporte de Ahorro y Financiamiento de la CNBV al cierre del año, era el crédito de la banca múltiple el principal componente del financiamiento interno al sector privado con un saldo superior a los 3.7 billones de pesos y 17.2% como proporción del PIB.

Sin embargo, el crecimiento anual era de 6.3%, cuando un año antes el repunte fue cercano a 12 por ciento. Los factores que han afectado esta tendencia, según analistas, son la incertidumbre y volatilidad y el alza de tasas principalmente.

Para el cierre del año se espera que la situación sea similar, aunque directivos de la banca confían en que el crecimiento del crédito de la banca ronde los dos dígitos en los siguientes meses.

El segundo componente más importante del financiamiento interno al sector privado es el de otros intermediarios no bancarios como las sofomes, sofipos y cooperativas de ahorro y préstamo, entre otros. Éstos, refiere la CNBV, alcanzaron un saldo de 2.2 billones de pesos a junio pasado y representaron 10.1% del PIB. Sin embargo, el crecimiento anual fue a esa fecha de 2.8%, cuando un año antes fue de 8.6 por ciento.

En cuanto a la emisión de deuda y certificados bursátiles fiduciarios, el saldo alcanzó los 861,000 millones de pesos, un crecimiento anual, a junio pasado, de 3.1% contra un repunte de 7.5% el año previo. Este componente del financiamiento interno alcanzó representó 4.0% del PIB.

El cuarto componente, el crédito de la banca de desarrollo, llegó a los 409,499 millones de pesos de pesos al cierre del primer semestre del 2017, lo que representó 1.9 por ciento. En éste fue donde se registró una desaceleración más importante del financiamiento interno al sector privado, pues mientras de junio del 2015 a junio del 2016 creció 19%, en el mismo periodo de este año el aumento fue de apenas 2.1 por ciento.

En lo que respecta al financiamiento interno al sector público, éste alcanzó los 8.7 billones de pesos, un crecimiento de 3.3% contra -3.3% de junio del 2016, y representó 40.2% del PIB.

Al interior, la emisión de deuda registró un alza anual de 3.0%, contra -4.3% del año previo; el crédito de la banca múltiple mostró una caída de 10.9% (contra un crecimiento de 10.5%); el de la banca de desarrollo se contrajo 1.6% (contra 0.6%); y en el de otros intermediarios la caída fue de 42.7% contra 7.9% del año previo.

Fuente: El Economista