¿Ley Fintech pone en riesgo la competencia en el sector financiero?

Odoo CMS- Sample image floating

La Comisión Nacional de Competencia Económica (COFECE) envió al Senado algunas consideraciones para que la Ley de Tecnología Financiera, mejor conocida como Ley Fintech, impulsada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el Banco de México y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) no frene la competencia en el sector financiero al no tener claro algunos principios de igualdad entre las startups innovadoras y las empresas financieras ya existentes.

A modo de contexto, las autoridades en México dividen la ley en tres figuras:

  • Crowdfunding de capital (que permiten levantar capital para un proyecto a cambio de acciones de la empresa) y de deuda (que ofrecen préstamos).

  • Soluciones de pago electrónico en donde entran todos los wallets.

  •  Instituciones de intercambio de activos virtuales, es decir, bitcoin y otras criptomonedas.

Según la COFECE, “algunos elementos previstos en la iniciativa podrían inhibir el potencial, en cuanto a la intensidad de competencia, en este mercado de los servicios financieros, ya que, entre otros aspectos, daría demasiada discrecionalidad a la autoridad en el otorgamiento de las autorizaciones necesarias. Además, no asegura el acceso en condiciones no discriminatorias a ciertos insumos –como la información de los datos transaccionales de los clientes o el acceso a los servicios financieros de la banca tradicional– que son necesarios para que las fintech puedan operar”, dio a conocer en un comunicado.

El objetivo de la Ley Fintech, según el anteproyecto es “dar certeza jurídica a los usuarios, dotando a la autoridad competente con facultades de autorización, regulación y supervisión, y obligando a las ITF (Instituciones de Tecnología Financiera) a solicitar la autorización correspondiente”. Pero esta ley podría limitar el surgimiento de nuevas opciones financieras a beneficio de los usuarios en México.

La COFECE asegura que, en el entorno de constante innovación que actualmente vive el sector financiero, las empresas deben contar con un marco jurídico adecuado para desarrollar, adoptar y usar tecnologías, infraestructura y modelos de negocio para competir en el mercado. Sin embargo, “la iniciativa es restrictiva en el uso de estos elementos”.

Las consideraciones enviadas al Senado por la COFECE también incluyen recomendaciones para evitar cargas regulatorias o requisitos injustificados y evitar crear espacios para la realización de prácticas monopólicas. Esa es justo una de las preocupaciones dentro del ecosistema fintech.En entrevista previa, el director general de FinTech México, Josu San Martin, reclamó que “hay requisitos que están equiparando a las fintech con los bancos, pero estas no tienen la estructura que tienen las instituciones financieras ni tienen su capacidad económica y esto puede dañar la innovación”. Un equipo multidisciplinario de FinTech México calculó que sólo darse de alta costará entre 200 y 400 mil dólares.

Los emprendedores también tienen esa preocupación, para Martín Mexía, el CEO de PayIt no están claros los requisitos que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) establece para que una fintech se registre. Además, los costos que se establecen no son accesibles para un emprendedor. “Esos costos a nosotros como startups nos matan porque no tenemos un modelo de negocio tan probado y un flujo de efectivo activo”, dijo el emprendedor.

Fuente: entrepreneur.com