El impacto del crimen organizado en niños mexicanos es crítico

Odoo CMS- Sample image floating

Las niñas, niños y adolescentes han sido impactados directamente de forma crítica por las problemáticas derivadas del enfrentamiento entre las fuerzas armadas del gobierno y el crimen organizado; parte de este impacto negativo incluye el reclutamiento forzado de menores, homicidios, orfandad, desplazamientos forzados y desapariciones.

Así lo subraya la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) en su informe “La infancia cuenta en México 2017”, que se presentó esta mañana.

El reporte advierte que en 2015 se iniciaron 4 mil 969 procesos judiciales por delitos que afectan específicamente a niñas, niños y adolescentes, de los cuales sólo 167 registraron sentencias condenatorias.

Datos que organizaciones de la sociedad civil presentaron recientemente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos entre 2006 y 2014 en el país fueron asesinados 2 mil menores de edad, y la mitad de esos casos sucedió en el curso de enfrentamientos que involucraron la participación de las fuerzas de seguridad, crímenes que en su mayoría se encuentran en la impunidad.

El informe de la Redim subraya que de acuerdo al Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas, hasta julio de 2017 se registran 33 mil 482 personas desaparecidas, de ese total, 6 mil 79 (18.2 por ciento) son niñas, niños y adolescentes.

Agrega que seis de cada diez de esos casos, son mujeres niñas y adolescentes.

Las cifras revelan que 72.3 por ciento de las desapariciones de menores (4 mil 394) se han presentado durante el gobierno de Enrique Peña Nieto. Destaca en particular el año 2016, en el que se reportaron mil 431 casos de menores desaparecidos, lo que representa casi la cuarta parte (23.5 por ciento) del total de desapariciones registradas ese año. En lo que va de 2017, suman 812 casos de desapariciones entre niños y adolescentes de cero a 17 años.

Sobre los delitos sexuales, la Redim plantea en su informe que cuatro de cada diez víctimas de ese delito en el país tenían entre cero y 19 años. Además, por cada diez víctimas en ese rango de edad, ocho eran mujeres.

La proporción de mujeres víctimas de delitos sexuales se incrementa conforme la edad. En el grupo de cero a cuatro años, por cada diez casos, siete son niñas; de cinco a nueve años, tres de cada cuatro personas abusadas son del sexo femenino; en tanto que en los grupos de 10 a 14 y de 15 a 19 años, son ocho mujeres por cada diez casos.

Fuente: La Jornada

Share