Accionistas aprueban la fusión de Banorte-Interacciones

Odoo CMS- Sample image floating

Los accionistas de Banorte e Interacciones aprobaron en sus respectivas asambleas, realizadas este martes, la fusión de ambas instituciones. La decisión se dio por mayoría.

En un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), Banorte detalló que, en su caso, se contó con el voto favorable de 71.57% del total de las acciones representadas en la asamblea, misma que tuvo un cuórum de 81.26 por ciento. Mientras que Interacciones comunicó que la aprobación obtuvo 85.13% de votos favorables de 88.32% representados.

Con este resultado, ahora sólo falta que se emitan las solicitudes correspondientes a las autoridades financieras y de competencia, que éstas la analicen y autoricen, en su caso, la fusión de ambos grupos, cuyos propietarios principales pertenecen a la familia Hank.

“La fusión está sujeta a la obtención de las autorizaciones regulatorias aplicables y a la conclusión de auditorías integrales (...) la subsidiarias que forman parte de Interacciones se fusionarán con las de Banorte”, detallaron las instituciones.

De aprobarse la fusión, misma que se espera se concrete a mediados del 2018, Banorte, como entidad fusionante, se convertirá en el segundo grupo financiero más importante del país, sólo por debajo de BBVA Bancomer.

A finales de octubre, días después de que se anunciara la intención de fusión, la Comisión Federal de Competencia (Cofece), afirmaba que hasta ese momento no había recibido ninguna solicitud en este sentido, y que sería hasta que ello ocurriera cuando se empezara a analizar la fusión.

Fuentes de Banorte explicaron que antes de la asamblea de accionistas no podían notificar de la intención a las autoridades, dado que primero se requería la aprobación de los propietarios. Sin embargo, ahora que ya hay un aval, el siguiente paso es notificar a las autoridades correspondientes.

Con la fusión, Banorte tendría más de 1.5 billones de pesos en activos (casi 17% del total) y quedaría por encima de Banamex y Banorte, que tienen alrededor de 1.3 billones de activos. BBVA Bancomer cuenta con más de 2.1 billones.

Interacciones, que preside Carlos Hank Rhon y dirige Carlos Rojo, se especializa en financiamiento al sector público federal, estatal y municipal, mientras que en Banorte, que preside Carlos Hank González (hijo del primero) y dirige Marcos Ramírez, éste también es uno de sus brazos fuertes.

“(Banorte) se conformaría como el mayor grupo en financiamiento de infraestructura en el país. México es la economía número 12 del mundo, pero ocupa el lugar 57 en infraestructura, lo que presenta grandes oportunidades de desarrollo. Al complementar su fortaleza actual con el modelo único de especialización de Interacciones, Banorte se convertiría en el motor del financiamiento de la infraestructura en el país”, destacó el grupo regiomontano el día del anuncio de intención de fusión.

De acuerdo con Banorte, con la fusión se integraría una entidad financiera con muy alto desempeño, altamente rentable y de crecimiento constante, además de que se generarían sinergias significativas de financiamiento y de costos, aumentando el retorno para los accionistas desde el año uno y los beneficios a los clientes de ambas instituciones.

“Se ejecutaría una integración de baja complejidad, pues Interacciones opera con una estructura muy simple y eficaz, sin sucursales, fácil de integrar a la estructura de Banorte”, expuso la entidad.

Además, señala, se ampliaría la oferta de productos y servicios de consumo de Banorte a la actual clientela de Interacciones, y se fortalecería a la banca mexicana y su competitividad, “revirtiendo la tendencia de extranjerización en el sector que inició hace dos décadas”.

En los últimos cinco años, la autoridad financiera ha autorizado alrededor de una decena de nuevos bancos, muchos de éstos, de los llamados pequeños vienen de otras figuras no bancarias como sociedades financieras de objeto múltiple.

Sin embargo, para algunos de los jugadores bancarios más importantes, es necesario que haya una consolidación del sistema en los siguientes años, pues algunas de esta entidades de reciente operación no han logrado generar las utilidades que sus accionistas esperan. Por lo tanto, podría haber tanto adquisiciones, como fusiones o desapariciones en lo sucesivo.

Fuente: El Economista

Share